0


Hoy queremos compartir con vosotros una publicación de la Revista Digital "AQUI" de Castilla-La Mancha, sobre el Campo de Montiel, está escrita por Prado López Galán y es muy interesante.

EL REALISMO MÁGICO DE CAMPO DE MONTIEL

Realidad y ficción bailan juntas en el Campo de Montiel, escenario de célebres batallas históricas y de inmortales fantasías literarias; territorio de reyes, de santos, de escritores, de pintores... Esta tierra de paso en la que siglos de historia han dejado profundas huellas culturales y artísticas aspira hoy a convertirse en Patrimonio de la Humanidad. Y, además, está bendecida por un espacio natural único y mágico, las Lagunas de Ruidera.

“El mundo no puede permitirse el lujo de perder un territorio de paso clave entre Levante, Castilla y Andalucía, en el que se fijaron escritores de fama universal como Jorge Manrique, Cervantes, Quevedo o Lope de Vega; donde nacieron históricos personajes como el gramático Bartolomé Jiménez Patón, el pintor Yáñez de Almedina o Santo Tomás de Villanueva. Y donde empezaron a recorrer sus aventuras personajes de ficción tan universales como Don Quijote y Sancho Panza”; así argumenta la Plataforma Campo de Montiel Origen del Quijote su petición a la UNESCO de que declare al Campo de Montiel Patrimonio de la Humanidad, proyecto en el que trabajan desde hace cuatro años.
Albaladejo, Alcubillas, Alhambra, Almedina, Carrizosa, Castellar de Santiago, Cózar, Fuenllana, La Solana, Membrilla, Montiel, Ossa de Montiel, Puebla del Príncipe, Ruidera, San Carlos del Valle, Santa Cruz de los Cáñamos, Terrinches, Torre de Juan Abad, Torrenueva, Villahermosa, Villamanrique, Villanueva de la Fuente y Villanueva de los Infantes integran el Campo de Montiel, una comarca situada sobre una altiplanicie al sureste de la provincia de Ciudad Real, que se extiende por una superficie de 2.812 km² .
Tierra de paso desde la prehistoria, como atestiguan aún los antiguos caminos que la surcaron, como la Vía Augusta Romana (conocida como ‘camino de Anibal’) o la vía Laminium, recibió una gran influencia árabe, ganó esplendor de la mano de la Orden de Santiago y floreció durante el Siglo de Oro español, especialmente la que fue capital del Campo de Montiel, Villanueva de los Infantes.
Seguir leyendo… »
Las crónicas históricas dan fe de que en 1243 la Orden de Santiago ya posee todo el Campo de Montiel, construye fortalezas, castillos e iglesias que en la actualidad, declarados Monumentos Artísticos muchas de ellas, se conservan y suponen un importante reclamo turístico. Es el caso de la Iglesia de San Andrés, en Villamanrique (siglos XV al XVII), Monumento Nacional, que mantiene su bello pórtico renacentista. En Cózar, la Iglesia de San Vicente Mártir (siglo XVI) es Monumento Histórico Artístico. En Villahermosa, la Iglesia Nuestra Señora de la Asunción (siglo XVI) está considerada una de las de mayor riqueza arquitectónica.
En Villamanrique la Orden de Santiago levantó el Castillo de Montizón (siglo XIII), la fortaleza medieval mejor conservada del Campo de Montiel, declarada también Monumento Nacional Histórico-Artístico. Aún en pie la Torre del Homenaje, el patio de armas y la albacara. El gran poeta Jorge Manrique fue comendador de este castillo y señor de Villamanrique (en su época llamada Belmontejo de la Sierra), donde vivió al menos siete años.
JUEGO DE TRONOS EN MONTIEL

Tan terrible fue el episodio real de Juego de Tronos que sucedió en el Castillo de La Estrella, en Montiel, que aún hoy, más de seis siglos después, se recuerda y se recrea año tras año. El drama fraticida ocurrió en la noche del 23 de marzo de 1369, durante la Guerra de los Cien Años, y tuvo como protagonistas a Pedro I de Castilla (llamado ‘el Cruel’ o el ‘Justiciero’, según detractores o defensores) y a su hermano Enrique de Trastámara, que se disputaban el trono de Castilla.
El rey Pedro perdió la batalla en Montiel, pero no fue en ella donde murió, sino a traición a manos de su hermano, ayudado por un mercenario al que se le atribuye la célebre frase “ni quito ni pongo rey, pero ayudo a mi señor”. El ayuntamiento de Montiel compró hace unos años el castillo de la Estrella (construido en el siglo IX por los árabes), para lo que contó con ayuda económica del humorista de la localidad José Mota, entre otros mecenas. Continúa su proceso de restauración.
EL VATICANO DE LA MANCHA

Así llaman a la Iglesia del Santo Cristo de San Carlos del Valle y a la Plaza Mayor en la que se ubica. La iglesia, de estilos barroco y neoclásico, fue construida entre 1713 y 1729, durante el mandato de Felipe V. Más tarde se construyó la plaza, rectangular, con columnas toscanas y doble galería con balaustrada de madera. Declarada Monumento Nacional, es visita obligada en el Campo de Montiel. En la plaza se encuentra la Casa Grande de la Hospedería, levantada en 1704 para reposo de viajeros y peregrinos del Camino Real y hoy relax del turista.
PASEO POR EL RENACIMIENTO Y EL BARROCO

Villanueva de los Infantes tiene méritos sobrados para estar declarada Conjunto Histórico-Artístico (desde 1974). Pasear por su calles y plazas es recrear el renacimiento y el barroco a través de sus palacios, plazas, iglesias, casonas… El centro de la villa es la Plaza Mayor (siglo XVII), en la que destacan sus galerías porticadas, casas blasonadas, el ayuntamiento y la iglesia de San Andrés (XVI), en cuya cripta está enterrado Francisco de Quevedo y Villegas.
Quevedo pasó sus últimos meses recluido en una celda del Convento de los Dominicos (fundado en 1526), cuya visita es muy aconsejable. Otros puntos de interés son la Alhóndiga (XVI), Casa del Arco, Casa de los Estudios, Casa del Caballero del Verde Gabán (en la que se inspiró Cervantes para uno de los capítulos del Quijote), el Palacio de Melgarejo, el Palacio de los Ballesteros, etc.
A 20 kilómetros se encuentra La Torre de Juan Abad, cuyo señorío compró la madre de Quevedo y donde el polémico y brillante escritor pasó sus destierros. La casa que habitó es hoy su Casa-Museo, con interesantes documentos originales (entre ellos su testamento) y algunos de sus objetos personales, como su tintero de cerámica talaverana. Quevedo vivió y murió en el Campo de Montiel, al que llamó en sus sonetos “su dulce retiro”.

HUELLAS ILUSTRES POR EL CAMPO DE MONTIEL

MIGUEL DE CERVANTES Dicen que es Villanueva de los Infantes el “lugar de la Mancha” de cuyo nombre no quiso acordarse. Cinco veces nombra Cervantes en el Quijote el Campo de Montiel, tierra que él conoció personalmente.
FRANCISCO QUEVEDO Señor de Torre de Juan Abad, donde la casa que habitó es hoy el Museo dedicado al escritor. Pasó sus últimos meses de vida en Villanueva de los Infantes, en cuya iglesia de San Andrés está enterrado.
JORGE MANRIQUE Guerrero y poeta, fue señor de Belmontejo de la Sierra (actual Villamanrique) y comendador del castillo de Montizón. Vivió 7 años en el Campo de Montiel.
SANTO TOMÁS VILLANUEVA Nació en Fuenllana en 1496, aunque se educó en Villanueva de los Infantes. Confesor de Carlos I, destacó por su caridad.
FERNANDO YÁÑEZ Aventajado discípulo de Leonardo Da Vinci, Yáñez nació en Almedina en 1459 y se convirtió en uno de los más destacados pintores renacentistas españoles. VÉLEZ TROYA Fue el más famoso detective privado que ha tenido España. Nació en Torre de Juan Abad.

Publicar un comentario

 
Top