0
Salvador Carlos Dueñas Serrano
Sólo por dinero, se ofende a Cervantes

Hoy leemos como tantas veces las novedosas noticias alusivas a la multitud de rutas del Quijote, que desde hace años, no aciertan si quiera a respetar las literales frases de Cervantes. El cual en diversas ocasiones cita bien el claro el Campo de Montiel.

Es verdaderamente vergonzoso comprobar como los gestores públicos, que reciben excelentes sueldos públicos por gestionar los recursos de todos, creando el marco adecuado en primer lugar para que los ciudadanos se sientan atendidos por los mismos, no dudan en declinarse con descaro por el puro, básico y rápido interés económico a través de mismo interés electoral. Vicios adquiridos durante demasiados años de gestiones basadas en potenciar exclusivamente políticas populistas, que curiosamente llaman despectivamente populismo a aquello que los pone en evidencia.

Espero que muy pronto comience el ciudadano a despertarse y por encima de fanatismos o simpatías políticas comience a distinguir a los gestores públicos por su valía, su eficiencia y sobre todo por su ecuanimidad y sentido crítico a la hora de organizar del modo más razonable lo que a todos pertenece.
Y aquí en La Mancha, ya está bien de arrinconar al Campo de Montiel, excluyéndolo con absoluto desprecio del ámbito del Quijote, cuando en realidad es precisamente una de las claves de la creación de la novela universal, y no por que yo lo quiera o lo diga. Porque así se escribió hace cuatrocientos años por alguien que así lo decidió y lo creó.
Ningunear al Campo de Montiel porque sea una zona de baja densidad de población y por tanto de poco interés para aquellos que entienden la política como una empresa partidista de la que obtener rentabilidad electoral, es exactamente lo mismo que despreciar a los  habitantes de una tierra que llevan siglos trabajando y aportando su esfuerzo personal para que esos mismos gestores que la rechazan, vivan por encima del nivel de la mayoría de los ciudadanos, regalados con sueldos y privilegios públicos con el trabajo de aquellos a los que rechazan.
Es vergonzoso que en lugar de potenciar una tierra tan auténtica, tan genuína, tan bella, tan monumental, tan quijotesca, tan cervantina, tan caballeresca y tan histórica como el Campo de Montiel, se opte por la estupidez interesada de ignorarla.

Hoy como ciudadano de esta tierra me siento ofendido por aquellos que se suponen deben trabajar para mejorar la calidad de vida de todos. Y hoy como ciudadano conocedor de parte de la Historia de España, me siento insultado por esos intereses políticos que ignoran las verdades literarias escritas por Cervantes. Menospreciando y falseando lo que está escrito por el genio, interpretando según conveniencias políticas, algo que es indiscutible: el Campo de Montiel es Cervantino en sus cuatro puntos cardinales. Quijotesco por los cuatro costados y además y por encima de todo, la zona más digna, bella y auténtica en cuanto a paisaje del Quijote que hoy pueda mostrar España al mundo entero. Pues es la comarca que mejor conserva en su integridad paisajística rural, la atmósfera más cercana a lo que vieron los ojos de Cervantes en sus múltiples viajes entre la Corte y el Puerto de Indias.
Villanueva de los Infanes es la ciudad con la imagen hidalga más bella, auténtica y manchega del Mundo entero. Las Lagunas de Ruidera el paraje más cervantino del Mundo. Fuenllana la imagen ideal de Aldea de Don Quijote que ya fue elegida hace un siglo para representar a España en la Expsición Universal de Barcelona.

Respeto y justicia es lo que exigimos desde el Campo de Montiel. Respeto por esta tierra olvidada por ustedes que cobran y viven a costa de los ciudadanos. Respeto para Cervantes para poner en valor sus propias palabras. Respeto para la cultura española y mostrar al turismo mundial la verdad del Quijote.
Políticos, no todo es dinero. Hay cosas incalculables que poseen valor por sí mismas independientemente de vuestros intereses. Vosotros más tarde o más temprano vais a desparecer de la escena pública. Aprovechad la ocasión para pasar a la Historia como justos y dignos representantes del país más viejo del Europa, de la tierra que ha inspirado una de las obras maestras de la literatura universal. O por el contrario, aseguraos unos años más vuestras poltronas, llenaos algo más vuestros bolsillos y morid no habiendo sido nada más que los mismos de siempre.

Publicar un comentario

 
Top