0
Podemos Valdepeñas
@Pod_Valde

En vísperas de aprobar los Presupuestos Regionales 2017, nos volvemos a encontrar con declaraciones de nuestro gobierno autodenominado socialista que hablan de un impulso y una apuesta decidida por la Agricultura Ecológica. Emiliano García-Page dice sentir orgullo y satisfacción por ser presidente de la región que más dinero dedica a la Agricultura Ecológica por habitante y productor.
Es buena costumbre analizar pormenorizadamente las declaraciones de los políticos porque han acostumbrado a la ciudadanía a pensar que detrás de las palabras dichas hay otras que se han de sobreinterpretar y entre las líneas escritas existen frases escondidas.
Así pues, nuestro presidente Page nos informa con seguridad y aplomo del buen camino que tiene la Agricultura Ecológica en la región. Sin embargo, al mismo tiempo, escuchamos a las personas integrantes de la Plataforma para la Defensa de la Agricultura Ecológica que lamentan la escasez de recursos y apoyos para esta agricultura, especialmente en las zonas más deprimidas de nuestra región, que son las que más ayudas necesitan. Además, lamentan la tacañería en los plazos de ejecución de los Planes, amén de sentirse abandonados por la Administración regional debido a la decisión de retirar las primas a la mitad de los agricultores ecológicos; en torno a 3.200 familias.

Parece evidente que si este Gobierno socialista decide apoyar la Agricultura Ecológica lo va a hacer solamente en una de las franjas: la de la agricultura intensiva; la de los grandes propietarios; la de los productos prefijados por la Unión Europea. Igual que se está potenciando, desde la Consejería de Agricultura, la fusión de cooperativas para crear empresas grandes y competitivas en el mercado internacional, olvidando que las cooperativas son un instrumento de la economía social y sostenible, y no sociedades anónimas cuyo único objetivo es la obtención de beneficios cada vez más cuantiosos.
Eso no es ayudar a la Agricultura Ecológica, ni ayudar a la fijación de población en nuestra comunidad autónoma, ni favorecer el desarrollo rural y sostenible.

Pero lo es aún menos el hecho de estar diciendo que se favorece la Agricultura Ecológica y sostenible al mismo tiempo que se está abriendo el paso a la instalación de una industria minera contaminante del medio ambiente, depredadora de los recursos disponibles, ocultadora de los verdaderos daños que producirá, aniquiladora del prestigio adquirido por los productos de Denominación de Origen, enterradora de las especies autóctonas de flora y fauna que tanto dinero y esfuerzo nos cuesta proteger.

Mientras García Page no dé carpetazo y archive el expediente de la minería de Tierras Raras en Ciudad Real que no nos venga con cuentos de que apoya la Ecología y la Sostenibilidad.
No hay futuro sensato sin un Mundo Rural ecológico, vivo y sano.
Con el Mundo Rural, PODEMOS.


Publicar un comentario

 
Top