0
El Ayuntamiento se ha visto obligado a poner en conocimiento del obispado de Ciudad Real numerosos episodios que viene protagonizando el cura en contra de la comunidad cristiana que ha provocado una gran indignación entre la población.
La gota que ha colmado el vaso, la celebración de la misa de este domingo. Volvió a negar la comunión a una vecina de la localidad, porque no "colabora" con la Iglesia, como venía haciendo regularmente en vida su hermano Agapito. Casi todos los asistentes abandonaron el acto religioso y pidieron al alcalde que tome cartas en el asunto.
Es otro de los numerosos desplantes que viene realizando el sacerdote hechos que ya se trasladaron al anterior obispo, Antonio Algora, como su negativa a celebrar entierros o a realizar la extremaunción.
Entre los muchos vecinos que han planteado sus quejas por la actitud del párroco, una de las vecinas más adineradas de San Carlos del Valle, Ramona María del Pilar Alvarez Manrique, que ha explicado con detalle en la SER, las razones de la negativa del cura a darle a comunión: su hermano Agapito, hasta su muerte, hace dos años, ofrecía donativos de hasta 6000 euros al año, dinero que ya acordaron lo repartirían con ONGS como Cáritas o Manos Unidas.
El mismo día de su entierro, el párroco la espetó, delante del vecindario, para que mantuviera la "generosa" colaboración.
La representante de la familia Alvarez Manrique deja claro que siempre han sido muy religiosos y practicantes y no han escatimado "dinero" para apoyar al pueblo y a la Iglesia pero ante el cariz de los acontecimientos decidieron "recortar" esa colaboración y no quedarse de brazos cruzados. Está dispuesta a trasladar su pesar al obispado de Ciudad Real.
El alcalde, José Torres, en la Cadena SER, reconoce su preocupación, advirtiendo que muchos vecinos, se sienten acosados y doloridos y teme por lo que pueda pasar. Urgen al obispo, como ya hicieron con su antecesor, que adopten medidas lo antes posible.
(Fuente: Cadena SER)

Publicar un comentario

 
Top